El Grupo Municipal Popular ha exigido al gobierno local tripartito (PSOE-Podemos-NC) hoy, lunes 26 de febrero que defienda a las familias de El Lasso de una vez, se sitúe junto a sus demandas “y adquiera el compromiso firme de que el CEIP León será de nuevo abierto”.

Para ello, a juicio del viceportavoz municipal, Ángel Sabroso, lo primero que debe hacer tanto la Consejería de Educación como el Ayuntamiento capitalino es “mostrar el informe técnico del estado de la infraestructura que justifique el precipitado cierre del colegio realizado en medio del curso escolar”.

Nos tememos seriamente que ese informe no existe y que se han aprovechado las pasadas lluvias para realizar un cierre que se venía persiguiendo desde hace tiempo por cuestiones de ratio de niños en el barrio“, prosigue el edil.

A estas alturas parece evidente que los padres de El Lasso están siendo engañados por Educación y el Ayuntamiento, pues ninguno enseña el informe sobre el estado de esta infraestructura que justifica el improvisado cierre del centro“, continúa.

Si la Consejería de Educación quería cerrar el centro por razones de ratio de alumnos que lo explique “sin mentiras ni triquiñuelas”, asevera Sabroso, pues las familias “merecen toda la información y que se les trate con respeto. Si encima el Tripartito en el Ayuntamiento se hace cómplice de estos comportamientos y no se pone al lado de las familias, el resultado es la indignación generalizada” que se vive estos días en el barrio.

El dueño del colegio es el Ayuntamiento y como tal “exigimos al trío Hidalgo-Doreste-Quevedo que realice una inspección técnica del estado real del centro, con su correspondiente informe, y aporte luz a toda esta situación. Para sacar a los niños del colegio de un día para otro, algo grave debe haber pasado, por lo que cuanto menos debe justificarse”, añade el concejal popular.

Cuando se actúa de la forma en que se ha hecho y ni se explica ni se muestran los informes se hace evidente que la motivación del cierre es otra.

El Tripartito debe implicarse más en la planificación educativa y el reparto de recursos en los centros públicos de la ciudad. No puede asistir como mero espectador, en unos casos, o cómplice de engaños, en otros, a las decisiones del Gobierno de Canarias que afectan familias completas y vecinos de su municipio”, concluye.

0 Comments

Leave a Comment