El concejal del PP también se ha referido a la desautorización de Hidalgo a la concejal de Limpieza, Pilar Álvarez a cuenta del horario de trabajo del gerente de Limpieza, Agustín Villalba y en ese sentido Guerra ha calificado como un ejemplo más del descontrol y de la ausencia de dirección en el seno del gobierno Tripartito que a estas alturas, cuatro meses después del nombramiento del gerente,  mitad de noviembre de 2017, el Alcalde no se haya enterado que éste solo trabajaba 4 días de los 7 que tiene la semana y de sus viajes semanales a la Península. “Un Alcalde que desconoce el funcionamiento, el horario de trabajo y la localización de sus cargos de confianza dice mucho de si y de su modelo de gestión y a los hechos nos remitimos que ha tardado más de 4 meses en reaccionar y ahora lo ha hecho al no quedarle otro remedio ante las criticas recibidas unánimemente por el desaguisado montado en el servicio a cuenta de la instrucción del Gerente para la contratación de 160 personas en el servicio que después la edil de Limpieza se negó a emplear”.

Para Guerra, el ultimátum enviado por Hidalgo ayer a Álvarez es un ejemplo más de la descomposición del Tripartito PSOE- Podemos y Nueva Canarias que no trabaja al unísono, que no está coordinado y que actúa como un reinado de taifas cada uno a su manera, sin responder a unos objetivos.

Asimismo, el edil popular entiende que a estas alturas del mandato, tres años de gobierno sin que Hidalgo haya aprendido de ni uno de sus muchos errores de gestión, ya está todo perdido y el día a día lo está demostrando, a las denuncias vecinales por inseguridad responde con nuevos coches sin todas las garantías y al incumplimiento laboral de sus cargos de confianza, reacciona 4 meses después y lo hace por los problemas generados tanto por su concejal como por su gerente. En fin, una gestión a golpe de reacción y sin dirección ni coordinación, finaliza Guerra.

0 Comments

Leave a Comment