El Grupo Municipal Popular en el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria ha advertido al tripartito (PSOE, Podemos y Nueva Canarias) este miércoles, 23 de enero, que tome medidas “urgentes” que solventen el “grave problema de seguridad” que se ha generado en la calle de San Bernardo, que vuelve a estar cerrada por obras desde comienzos de mes, al colocar unas vallas de obras que generan “ratoneras oscuras y sin salida”.

El concejal popular Ignacio Guerra explica que a partir de las cinco de la tarde, cuando empieza a oscurecer “y los trabajadores de la obra del parking de San Bernardo finalizan su jornada”, el entorno se queda desierto y a oscuras por la falta de alumbrado, “lo que unido al vallado de seguridad de la obra que se ha realizado, estrecho y lleno de recovecos, motiva un entorno perfecto para que proliferen los robos a comercios y asaltos a personas”.

En el último mes dos papelerías de la zona, la última anoche mismo; un restaurante y una librería han sido objeto de robos con fuerza. El método siempre es el mismo, ya que aprovechando los pasillos que se generan, la tela de la que están recubiertas las vallas –que impide la visión- y la oscuridad, los ladrones utilizan las piedras de la misma obra para quebrar los escaparates y entrar a robar.

“Lo peor”, explica Guerra, “es que son tan conscientes de la situación que el personal de la obra ha colocado una puerta a la entrada de uno de los pasillos, con un candado, para evitar que se pueda pasar, aunque la realidad es que esta medida agrava la situación, ya que puede saltarse con facilidad y robar sin problemas a que nadie pase y pueda denunciarlo”.

Los comerciantes se declaran “desolados” por este último episodio, tras sufrir descensos “de hasta el 50% en la ventas” como consecuencia del cierre de la vía, para efectuar las obras de remodelación de un parking que lleva cerrado desde abril de 2016. “ A pesar de que el Alcalde dijo que la anterior concesionaria pagaría las obras, lo cierto es que estamos pagándola todos los ciudadanos y encima por casi 2 millones de euros más de lo previsto.

Guerra exige que se establezca por parte del Ayuntamiento seguridad privada en la zona hasta que finalicen los trabajos. “No puede tratarse así tanto a los vecinos como a los comerciantes, porque no hay que olvidar que también existen portales que padecen la misma situación. Esas comunidades merecen mucho más que un gobierno pasota e indiferente a los problemas de la gente”, finaliza.

0 Comments

Leave a Comment