Muchas gracias por cederme la palabra, señor Alcalde.

Buenos días a todos, autoridades, compañeros concejales, familiares de quienes hoy aquí estamos y en especial a todos los vecinos que han querido estar presentes en este acto de constitución de la décimo-primera Corporación de Las Palmas de Gran Canaria.

En primer lugar quiero felicitar al Señor Augusto Hidalgo y a todo su equipo por los resultados obtenidos en las pasadas elecciones municipales, aunque ya tuve oportunidad de hacerlo la misma noche electoral. También por haber conseguido articular una mayoría que le ha permitido repetir un segundo mandato como Alcalde de Las Palmas de Gran Canaria.

Esta felicitación quiero hacerla extensible a los concejales de todos los grupos políticos que integran la corporación, y de manera muy especial a quienes se sientan por primera vez en este Pleno municipal. Estoy a su entera disposición para lo que necesiten y espero que vean en mí una compañera leal con quien trabajar a favor de nuestros vecinos, al margen de siglas políticas.

Son ellos, los vecinos a quienes tenemos el inmenso honor de representar aquí, quienes con sus votos nos han confiado el futuro de la ciudad durante los cuatro próximos años.

Como siempre ha hecho el Partido Popular, bien desde el gobierno cuando así ha sucedido, o como ahora desde la oposición, trabajaremos mañana, tarde y noche para mejorar la vida de los vecinos y de los barrios de Las Palmas de Gran Canaria. Es lo único que nos mueve y el elemento central de nuestra forma de entender la política municipal.

El Partido Popular obtuvo el pasado 26 de mayo 34.004 votos, siendo la segunda fuerza más votada de nuestro municipio y obteniendo un buen resultado, si bien no lo suficiente como para poder optar a la alcaldía. Para cada una de las personas que depositó su voto apoyándonos en las pasadas elecciones tenemos un mensaje: no les defraudaremos. Seguiremos trabajando para que dentro de cuatro años esta ciudad vuelva a estar gestionada por el Partido Popular.

Para ellos, pero también para el resto de vecinos que optaron por otras fuerzas políticas, las puertas de nuestro despacho están ya abiertas. Los teléfonos operativos y nuestras agendas dispuestas para establecer cuantas reuniones sean necesarias. No dejaremos de escuchar, de dialogar y de buscar una solución para cada problema que tengan.

Como principal partido de la oposición, con más del doble de concejales que la siguiente fuerza política, ejerceremos una labor fiscalizadora rigurosa y permanente, aunque también leal y constructiva. Allá donde podamos encontrar puntos de encuentro con el gobierno que encabeza el Sr. Hidalgo, tenderemos puentes. Que a nadie le quepa ninguna duda.

Desde el mismo día de las elecciones trabajamos para reforzar la confianza de quienes creyeron en nosotros. Pero también lo hacemos para ganarnos la de aquellos que legítimamente decidieron optar por otras opciones.

Nuestro proyecto político en este municipio aspira a ensancharse, a superar clichés ya desfasados y a convencer al máximo número de vecinos de que nos mueve la pasión y el amor por Las Palmas de Gran Canaria. Creo humildemente que nuestro partido y sus representantes han aportado mucho a esta ciudad siempre que hemos podido gobernar y por eso aspiramos a volver a hacerlo dentro de cuatro años.

El gobierno que a partir de hoy queda constituido tiene importantes retos que afrontar y que han sido objeto de discusión durante el pasado mandato corporativo.

Los problemas de tráfico, la necesidad de mejorar los servicios públicos básicos, la gestión del ciclo integral del agua, el inicio del proceso de reposición de Las Rehoyas, la culminación y mejora del proyecto de la Metroguagua, el soterramiento de la Avenida Marítima o la solución del Nudo de Torre Las Palmas son algunos de ellos.

Pero sobre todo me gustaría incidir en dos retos que a nuestro juicio son capitales: las desigualdades sociales y el estado general de los barrios. Volver a recorrer los 129 barrios de nuestra ciudad, tras mi etapa como diputada regional, me deja un sabor de boca agridulce. Lo mejor, el sabor dulce, son las personas que en ellos viven. Sus retos, sueños y aspiraciones que tenemos la obligación de contribuir a materializar.

Lo peor: ver cómo muchos de nuestros barrios requieren de actuaciones integrales, y no de parches o de proyectos parciales. Son necesarias actuaciones en el ámbito urbanístico pero también en el social. El Risco de San Nicolás, Jinámar, San Juan, Zárate, El Lasso……..   tan solo son algunos ejemplos de barrios que requerirán de una atención extrema por parte de quienes ahora comienzan a gobernar la ciudad, y que cuentan con un presupuesto suficiente como para poder equilibrar, o al menos empezar a hacerlo, de una vez por todas, la llamada de forma genérica, ciudad alta y la ciudad baja.

En relación a los servicios públicos básicos, y sin ánimo de entrar en crítica alguna, una breve reflexión. La novena ciudad de España no puede seguir sometida a debates relacionados con la limpieza de la ciudad o el estado general de las vías y calzadas. Tenemos entidad e importancia suficiente como para que estas cuestiones estén siempre al día y puedan abordarse otros temas. A nuestro juicio es momento de levantar la mirada y pensar en la ciudad del futuro, analizar qué retos se nos presentan, qué oportunidades tenemos. En definitiva, tener correctamente cubierto el día a día y centrarnos mucho más en el mañana. En la ciudad en la vivirán nuestros hijos y nuestros nietos.

Antes decía somos la segunda fuerza, tanto en votos como en concejales, de nuestro ayuntamiento. Pero aún siendo un resultado digno, los ciudadanos nos han colocado en la oposición, a pesar de ser un partido con vocación permanente de gobierno.

En el año 2011 el Partido Popular ganó las elecciones al Ayuntamiento y en el año 2015 volvió a hacerlo, si bien no pudo gobernar. Este año 2019 no ha sido así y esto nos obliga necesariamente a hacer una reflexión, entender qué cosas hemos hecho mal y sobre todo a poner en práctica un ejercicio de recuperación de confianza que empieza ya mismo.

Asumí el reto de encabezar nuevamente la lista del Partido Popular a esta ciudad en un momento difícil, tras un muy mal resultado en las Elecciones Generales, consciente de la envergadura del reto. Lo hice a pesar del coste personal que podría suponer porque para mi es imposible decirle que no a mi partido, pero sobre todo porque me resulta imposible decirle que no a esta ciudad a la que amo profundamente.

Hoy tengo el honor de volver a representar a mis vecinos en este Pleno y de liderar a un grupo de personas apasionadas por la política y por esta capital. Con ellos, con el Grupo Popular, redoblaremos los esfuerzos para recuperar los enormes caudales de confianza que tantas y tantas veces han entregado los ciudadanos de Las Palmas de Gran Canaria al Partido Popular. Escucharemos más, entenderemos mejor las necesidades reales de la gente, estaremos aún en más sitios y haremos las cosas con aún más dedicación y cariño si cabe.

Porque es el deseo de los 34.000 votantes del Partido Popular y también de aquellos que en el pasado confiaron en nosotros y que ahora no lo han hecho. A estos últimos queremos decirles que estamos aquí, con la cabeza alta, con equipo e ilusión renovada y con la pasión de trabajar por una ciudad que conocemos muy bien y de la que hemos podido protagonizar algunos de sus mejores años de crecimiento y mejora.

Al Sr. Alcalde y a los grupos que constituyen el gobierno, todo nuestro respeto y voluntad de diálogo. Si hay algo de lo que los ciudadanos están cansados, como nos han trasladado los vecinos a los 29 concejales que estamos sentados hoy aquí, es de la trifulca y la batalla permanente.

Evidentemente no permitiremos todo, ni haremos dejación de responsabilidad en la tarea de fiscalización y control que se nos ha encomendado. No podemos ofrecer al Sr. Alcalde un cheque en blanco, pero sepa que tiene desde este momento nuestra mano tendida para sacar adelante los grandes asuntos de la ciudad, lejos del ruido y de la algarabía estéril.

Porque al final, aunque sea desde perspectivas diferentes, a todos nos une un mismo objetivo: construir una ciudad y un municipio mejor, donde sea más agradable vivir, con menores desigualdades y, sobre todo, una ciudad de la que sus vecinos, vivan donde vivan, se sientan orgullosos.

Por último me gustaría agradecer a todo el personal de la casa el esfuerzo que hacen cada día para seguir haciendo de este Ayuntamiento el más importante de Canarias y uno de los más importantes de España; a todos quienes han trabajado para hacer posible este Pleno Constituyente y, para terminar, me gustaría reconocer la generosidad de los familiares de todos los que hoy tomamos posesión como concejales, por las horas ya robadas y las que restan por robar.

A mi familia en particular, Gracias por entenderme y apoyarme en este paso, por comprender y compartir mi pasión por Las Palmas de Gran Canaria y por sus vecinos, por estar ahí siempre, en los buenos y malos momentos.

Miembros del Gobierno Municipal: Deseo de corazón que tengan mucha suerte estos cuatro años, porque la suya será la suerte de nuestra ciudad.

Muchas gracias.

 

 

0 Comments

Leave a Comment