Las Palmas de Gran Canaria, viernes 1 de noviembre de 2019.– El viceportavoz del Partido Popular (PP) en el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria, Ángel Sabroso, ha pedido al Alcalde Augusto Hidalgo (PSOE) que “no monte un lío innecesario” en Tres Palmas con el color de la pintura del centro cívico del barrio.

El edil popular ha recordado que “cuando se gobierna desde un pedestal sin escuchar a los vecinos” se llega hasta el “absurdo” de intentar imponer el color de un centro cívico “que encima es propiedad privada, no del Ayuntamiento”., como atestiguan los propios vecinos que incluso abonan el IBI del espacio usado como centro cívico y de encuentro de Tres Palmas.

El Grupo Municipal Popular en el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria ha pedido hoy al Gobierno Local del PSOE, por medio de su viceportavoz Ángel Sabroso, que “por una vez se pare a escuchar a los vecinos del barrio de Tres Palmas” para que no ocurra como en otros puntos de la ciudad, donde se han terminado por imponer soluciones contrarias a la voluntad de la gente.

Los vecinos de Tres Palmas llevan varios años esperando con anhelo las labores de adecentamiento de las fachadas de sus bloques y su centro cívico. “El dinero se consiguió del Cabildo de Gran Canaria hace cuatro años y el Ayuntamiento no ha sido capaz de empezar los trabajos hasta este año 2019, poniendo excusas a cada cual más inverosímil cada uno de los ejercicios que esos fondos económicos se quedaban sin ejecutar”, recuerda Sabroso.

Cuando al fin se adjudican los trabajos a realizar, “Hidalgo intenta imponer los colores a utilizar en el barrio, ello sin tan siquiera escuchar los deseos de los vecinos que son, además, propietarios de sus inmuebles y de los equipamientos sociales” que existen en esta zona del municipio, pues no son de titularidad municipal.

Discutir por el color e intentar imponer lo que se va a hacer en el centro cívico del barrio sin contar con los vecinos es “impropio de un estilo de gobernanza que todas las administraciones públicas deben desarrollar”, acorde al siglo XXI. “Cuando se gobierna desde un pedestal sin escuchar a los vecinos se llega hasta el absurdo de intentar imponer el color de un centro cívico que encima es de propiedad privada.

“Ya hemos visto ejemplos como construir un albergue de emergencias en El Polvorín que nadie quería y que nadie conocía; o hacer un parque en Nueva Isleta en contra del criterio de los vecinos, o talar árboles en La Galera por supuesta petición vecinal cuando la tala tuvo que ser detenida por los propios vecinos. Discutir ahora por colores es el colmo del absurdo”, reitera. “Mira si hay problemas en Las Palmas de Gran Canaria de los que tiene que ocuparse Hidalgo como para montar problemas nuevos donde no debería haberlos”, concluye.

0 Comments

Leave a Comment